Terapia con Ana

Falsos mitos sobre las relaciones de pareja

Falsos mitos sobre las relaciones de pareja

 

Derrumbando 9 mitos populares sobre las parejas

Ana Hidalgo

Existen muchos mitos sobre las relaciones de pareja. Algunos de ellos muy arraigados en nosotros por su extensión a través del boca a boca, las películas o las novelas.

Comparto mis reflexiones sobre 9 de estos populares mitos de pareja, ¿qué opinas tú de ellos? Me encantará leerte en los comentarios.

  1. Mi pareja debe ser mi mejor amigo. FALSO.

En una relación se busca el bien común de pareja y, por tanto, las decisiones que uno tome pueden afectar al otro o a la relación entre ambos.

En base a esto, no siempre nos sentimos libres de expresar nuestros sentimientos de forma abierta, generándose ciertas reservas entre ambos por el bien común e incluso familiar.

Poder descargar tus emociones con una persona de tu confianza, ajena a la relación, te ayudará a sentirte más libremente.

En una amistad, la opinión de uno no afecta de forma directa a la vida del otro.

Expresar tu opinión sobre tu pareja o tu relación a un amigo no cambiará la realidad con tu pareja, lo que hace que puedas sentirte más libre para expresarte con franqueza.

  1. Las discusiones son malas para las parejas: FALSO.

Las discusiones pueden esclarecer los distintos puntos de vista de cada uno, lo que las convertiría en algo saludable.

Sin embargo, no toda discusión sirve. Debemos aprender a discutir para no faltar al respeto mientras lo hacemos.

Con frecuencia, son las formas de una discusión, más que su propio contenido, lo que dañan una relación.

Ocurre lo mismo con los temas no zanjados y recurrentes. Esto es, las discusiones no resueltas.

Por ello, es recomendable aprender a comunicarnos de forma efectiva. A este respecto, mi libro: “Cómo mejorar la comunicación con nuestra pareja” puede serte de ayuda.

Como dijo el nobel de la paz, Desmond Tutu: “no alces la voz, mejora tu argumento”.

  1. El amor es suficiente para que una relación funcione: FALSO

El amor no es suficiente.

Existen otros muchos ingredientes necesarios para que una relación funcione.

A mi modo de ver, entre los más importantes están la comunicación, la aceptación mutua, el respeto…

Algo que también suele obviarse, pues quizás en los primeros momentos de enamoramiento no nos preocupan, son los valores.

Sin embargo, a la larga, el compartir ciertos valores se convertirá en algo esencial para mantener una relación.

  1. Los hijos ayudan a unir las relaciones: FALSO.

El crear una familia con nuestra pareja puede ser una bonita experiencia que a la vez conlleva gran responsabilidad.

Sin embargo, pese a lo que muchos creen, los hijos pueden ser un punto más de desunión y conflicto.

Las diferencias sobre la educación de los mismos, las discusiones con ellos, el tiempo que restan a la pareja… son factores que pueden dificultar la relación en lugar de unirla más.

  1. Es mejor una mala relación que estar solo: FALSO.

Dice el refrán: “más vale solo que mal acompañado”, y en este caso, le doy la razón.

El estar en una relación tóxica, hará que te sientas dolido, utilizado e incluso deprimido.

Además, te frenará a la hora de crecer como persona, y te cerrará la posibilidad de encontrar a alguien mejor.

  1. Una infidelidad es siempre algo insalvable: FALSO.

Aunque la infidelidad es una de las causas más comunes de divorcio, algunas parejas logran superarla.

Una infidelidad puede ser un síntoma de que una relación está dañada, pero no tiene por qué significar necesariamente el final de una relación.

Algunas parejas consiguen continuar y fortalecer sus relaciones tras superar la infidelidad al asumir reflexiones más profundas sobre la relación.

A este respecto, ante una infidelidad, aconsejo solicitar ayuda profesional y realizar una terapia de pareja.

  1. Las parejas deben hacerse felices mutuamente y estar atentas a las necesidades del otro: FALSO.

No podemos quedarnos esperando que nuestra pareja resuelva nuestras necesidades y nos haga felices sin más.

Es importante que cuidemos de nuestro propio bienestar y realicemos actividades que nos satisfacen y nos resulten placenteras.

Nuestra pareja no dispone de una lámpara mágica para hacernos felices, igual que nosotros tampoco para complacer a nadie.

  1. Una pareja sin coito no es una auténtica pareja: FALSO.

Ni el sexo se limita al coito, ni la falta de coito impide el crear una pareja.

Hay muchas formas de tener sexo sin recurrir necesariamente al coito, y no deberían pasarse por alto.

De igual modo, hay muchos tipos de relaciones y parejas, y no todas buscan los mismos objetivos en su unión.

Por tanto, sexo y pareja son términos amplios que conviene aclarar al inicio de una relación, para evitar futuros malentendidos.

  1. Para cambiar una relación hacen falta dos: FALSO.

Sólo podemos cambiarnos a nosotros mismos, pero la magia está precisamente en eso. Te animo a que leas el artículo: mi pareja no quiere asistir a terapia.

Recuerda que una pareja es mucho más que dos personas unidas, implica la creación de algo común: una relación.

En base a esto, el cambio en uno de sus componentes originará cambios en la relación, de forma que si cambias la forma en que interaccionas con tu pareja, harás que se rompa la inercia que existía hasta el momento y que comiencen a surgir cambios en la relación (que no necesariamente en tu pareja).

Quiero aclararte que no se trata de que te esfuerces en cambiar a tu pareja, pues esto no sucederá, pues no podemos cambiar a los demás.

Sin embargo, si consigues cambiarte y mejorarte a ti mismo, tanto si finalmente tu relación funciona como si no, ya estarás ganando algo importante.

 

Estos son sólo 9 de los más populares mitos sobre parejas, ¿cuáles otros conoces tú?

Ya sabes que si necesitas fortalecer tu relación de pareja, me tienes a tu disposición en mi centro de psicología de Alcorcón (Madrid), como a través de la terapia on line por internet.

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga magister en intervención en la ansiedad y el estrés. Desde hace más de una década ayudo a personas como tú a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres consejos para mejorar tus relaciones, suscríbete a mi blog gratuito rellenando el formulario.”

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *