Terapia con Ana

¿Por qué funciona la psicoterapia?

¿Por qué funciona la psicoterapia?

Psicoterapia, ¿para qué sirve?

Autora: Ana M. Hidalgo

Muchas personas se sienten inseguras a la hora de ir a un psicólogo porque piensan que eso no es para ellos, que es sólo para locos, o simplemente desconfían de los resultados y beneficios que pueden generar.

Si eres uno de ellos, quizás te interese conocer esta información:

¿Qué es lo que sucede cuando acudes a un psicólogo?

Algunos dirán que el primer cambio que cualquiera experimenta cuando va al psicólogo, lo nota en su bolsillo.

Es cierto, la psicoterapia cuesta dinero por lo general, y si bien hay psicólogos gratuitos como los que proporciona la Seguridad Social o algunas organizaciones sin ánimo de lucro, los psicólogos también tenemos un salario, como cualquier otro trabajador.

Independientemente de esto (a nadie le agrada gastar dinero), el acudir a un psicólogo cuando lo necesitas te aportará más beneficios de los que has pensado, pues en realidad no es un gasto, es una inversión en uno mismo, es invertir en salud.

Quiero también partir de una base clara pero que a veces parece ser olvidada: los psicólogos no somos magos.

El mero hecho de acudir a un psicólogo sin más no te ayudará, debes trabajar tú mismo e implicarte en el cambio que buscas.

Los psicólogos marcamos unas directrices, unas pautas de acción, pero está en cada persona el realizarlas o no, igual que está en cada persona el tomar o no la medicación que receta el médico o el hacer las abdominales que marca el entrenador personal.

Partiendo de estas premisas, debes saber que la psicología se basa en estudios científicos validados y altamente probados.

De hecho, recientemente el Instituto Nacional de la Excelencia para la Salud y la Atención del Reino Unido (National Institute for Health and Care Excellence, NICE) ha señalado que la psicología funciona incluso mejor que los fármacos en algunas dolencias como los trastornos de ansiedad,  el estrés postraumático o el trastorno obsesivo compulsivo.

Pero ¿por qué son tan efectivos estos tratamientos?

Porque la psicoterapia actúa directamente sobre nuestro cerebro, moldea las conexiones neuronales a través del pensamiento.

Esto suena un poco raro, vamos a verlo.

Gracias a la extraordinaria capacidad que tiene nuestro cerebro para el cambio, esto es, su “plasticidad cerebral”, las personas podemos aprender a pensar de forma diferente creando nueva conexiones sinápticas, más eficientes, y promover la acción de determinados genes, como así ha quedado demostrado científicamente.

De hecho, el premio nobel Eric Kandel, ha demostrado que esta plasticidad es precisamente uno de los efectos del aprendizaje.

Por otro lado, el neurólogo Norman Doidge ha señalado que la plasticidad cerebral se activa a través de nuestros pensamientos.

Las terapias en las que el paciente habla, nos señala este neurólogo, “son como pequeñas operaciones de microcirugía que provocan cambios cerebrales visibles a través de escáneres”.

Cuando los psicólogos ayudamos a las personas a recordar un trauma, activamos los circuitos cerebrales que se conectan con ese trauma, volviéndolos más maleables y por tanto, favoreciendo su plasticidad para poder reprogramarlos.


Si eres de los escépticos de las investigaciones , o te suenan a chino,te voy a proponer una pequeña reflexión para  que entiendas por qué funciona la psicoterapia.

Para ello te comparto una anécdota personal  me pasó hace unos años:

Tras sacar el carnet de conducir tuve un accidente de coche que me hizo sentir muchísimo miedo a conducir. Como no tenía coche propio en ese momento, lo dejé correr sin más, y simplemente no volví a conducir.

Varios años después,  por necesidades de la vida, me vi obligada a tomar de nuevo mis escasas y ya olvidadas habilidades de conductora.

Si bien tomé algunas clases, no había recuperado la suficiente confianza y mucho menos aún había adquirido grandes habilidades con el volante, pero me lancé a ello.

Un día, sin darme cuenta me metí en un callejón sin salida, estrecho, en el que para colmo había coches mal estacionados en las dos direcciones.

¿Cómo narices iba a sacar el coche de allí? 

No tenía espacio suficiente para dar la vuelta y no sabía conducir hacia tras tantos metros (sí, lo sé, parece algo muy fácil pero después de más de 10 años sin conducir os aseguro que no lo es tanto).

Al verme apurada una señora se ofreció amablemente a ayudarme dándome indicaciones, y que como suele suceder, sal poco tiempo se le sumo otra amable señora.

Entre sus indicaciones y mis pocas habilidades dejamos el coche totalmente encajado en el ancho de la calle, a falta de un par de milímetros de unos palos de aceros que servían para reservar el hueco de los cubos de basura.

Estuve un buen rato intentando solucionar la situación sin destrozar el coche, hasta que por fin apareció casualmente mi hermana, con bastante experiencia al volante, que me ayudó a salir del lío en el que me había metido.

¿Por qué te cuento todo esto?

Pues porque en la vida pasa igual, a veces nos encontramos en situaciones difíciles de afrontar por nosotros mismos, no tenemos la experiencia o perspectiva suficiente sobre un tema para saber salir airosos y sin daños y, aunque es cierto que podemos acudir a personas que tenemos cerca, éstas a veces no saben cómo ayudarte, e incluso sus consejos pueden enmarañar aún más la situación.

Por eso, en estos casos, el contar con alguien experto en el tema, con una visión global del problema y con conocimientos específicos sobre las técnicas y habilidades que has de desarrollar para salir airoso de la situación, puede ayudarte en gran medida.

Contar con la ayuda de un profesional te ayudará tanto a reducir el tiempo que tardarías en resolver el problema por ti mismo, como en aumentar la precisión de los esfuerzos que realizas en el intento.

Por tanto, bajo una mirada más práctica, la psicoterapia funciona porque pone a tu disposición la perspectiva de un especialista que mira tu problema desde muy distintos ángulos y que consta con la experiencia suficiente como para saber orientarte, instruyéndote en técnicas apropiadas a tu situación concreta.

Para recibir mi ayuda profesional puedes acudir a mi centro de psicología en Alcorcón (Madrid), así como contactar conmigo a través de este enlace para concertar una terapia on line, estaré encantada de ayudarte.

Sobre la autora:

Soy Ana Hidalgo, psicóloga magister en intervención en la ansiedad y el estrés. Desde hace más de una década ayudo a personas como tú a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si crees que necesitas mejorar algunos aspectos de tu vida y aprender a disfrutar más de aquello que te sucede, suscríbete al boletín gratuito rellenando el siguiente formulario, sin spam y con total privacidad.

7 Comentarios

  1. Pingback: Gratis. ¿También psicólogos?

  2. Pingback: Diez claves para vencer la depresión

  3. Pingback: ¿Cuándo acudir a un psicólogo? - Terapia con Ana

  4. Connie Rodríguez

    Estimada Ana, siempre disfruto leer tus artículos. Son muy claros, ejemplificarlos me pone en perspectiva.
    Sobre éste, agregaría a tu comentario de que “la psicología funciona mejor que los farmacos”,… sin los efectos adversos de éstos !!.
    Gracias por compartir tan gratamente.
    Connie

    Responder
    1. Ana Hidalgo (Publicaciones Autor)

      Muchas gracias Connie, es cierto, la OMS ha señalado que la psicoterapia funciona mejor incluso que los fármacos, lástima que a día de hoy todavía asuste un poco a algunas personas, aunque por suerte cada vez hay más claridad al respecto. Un abrazo fuerte.

      Responder
  5. Pingback: qué le falta a nuestra relación

  6. Pingback: le quiero pero no tenemos nada en común ¿qué hago?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *