Terapia con Ana

Desconectar en vacaciones

desconectar en vacaciones

Desconectar en vacaciones

Por qué desconectar del trabajo en vacaciones y cómo hacerlo

Autora: Ana Hidalgo

¿Ya estás de vacaciones y sigues sin desconectar?

¿Te cuesta relajarte y continúas pensando en las tareas pendientes que dejas en la oficina?

Ay Ay ay…

Desconectar del trabajo es más importante de lo que piensas, te muestro a continuación algunos de los principales motivos:

¿Por qué es bueno desconectar en vacaciones?

¿Qué le pasa a tu ordenador, tu lavadora o cualquier otra máquina cuando está a pleno rendimiento muchas horas seguidas?

Exacto, se sobre calienta y termina estropeándose.

Lo mismo nos ocurre a nosotros, nos terminamos agotando física y mentalmente.

Veamos cómo afecta esto en varias áreas de tu vida.

Como trabajador:

Aunque no lo creas, el que tomes vacaciones, las disfrutes y desconectes, supondrá a tu empresa una serie de beneficios:

Algunos estudios señalan que el tomar unas semanas de vacaciones ayuda a mejorar la productividad, elevar la moral de los empleados, e incluso disminuir los accidentes laborales.

A nivel social (padre/hijo/amigo…):

En tu rutina diaria, ¿cuánto tiempo tienes para disfrutar de tu pareja, hijos, familiares o amigos?

El disfrutar de unas vacaciones y desconectar del trabajo te ayudará a fortalecer tus relaciones.

Es una muy buena ocasión para crear lazos y generar lindos recuerdos en común.

Al mismo tiempo se crea complicidad y se favorece el mutuo conocimiento.

Si te cuesta no discutir durante las vacaciones, recuerda que tienes a tu disposición este artículo que te será de mucha utilidad: trucos para no discutir con tu pareja en vacaciones.

¿Qué hay a nivel personal?, ¿es bueno desconectar?

Por supuesto.

Tomar vacaciones y desconectar ayuda a reducir el estrés laboral.

Por tanto, al disminuir tu ansiedad pronto sentirás sus beneficios en tu salud.

Mejorarán algunos síntomas relacionados con el estrés como son los dolores de cabeza, de espalda o la opresión en el pecho.

Podrás organizar mejor tus rutinas de sueño, alimentación y ejercicio, por lo que te sentirás mejor y más descansado.

Eso sí, cuidado con los excesos, estamos hablando de vacaciones para desconectar no para hacer la maratón del siglo conociendo mil lugares en pocas horas o cerrando todas las discotecas a diario.

Lo sé, lo sé, cada uno tiene sus propios gustos y pueden ser muy diferentes entre unos y otros, pero concederte algunos días de relax para descansar cuerpo y mente te vendrán de maravilla.

¿Por qué nos cuesta desconectar?

Seguro que una idea ya tienes, pero te comento los principales motivos.

Nos llevamos literalmente el trabajo con nosotros.

Sí, tengo que reconocer que en alguna ocasión lo he hecho y no está nada bien.

Cuando trabajaba para otras personas el jefe “me obligaba” a estar siempre disponible, 24 horas al día, 365 días al año.

Es más, a veces me llamaba durante mis vacaciones para echarme primero la bronca por algo que no encontraba, y después para disculparse porque lo encontró bien archivado en el lugar de siempre.

Lo sé, parece una locura, pero a veces tragamos con más de lo que queremos.

Por suerte esos tiempos terminaron.

¿Te ha ocurrido a ti algo similar?, ¿revisas los correos o el móvil del trabajo?, ¿sigues trabajando en vacaciones?

Recuerda que así no se puede desconectar de verdad, ni obtener los beneficios que antes hemos visto.

No hemos preparado bien nuestras vacaciones

Preparar las vacaciones no consiste sólo en elegir el lugar que queremos visitar, cerrar vuelos y hoteles.

Preparar las vacaciones implica dejar todo bien atado en el trabajo para que sus preocupaciones te impidan desconectar después.

Si sigues pensando en la pila de papeles que se están acumulando en la oficina, en aquello que no recuerdas del todo si dejaste bien cerrado, en el desastre que puede estar ocurriendo… probablemente es que no te organizaste bien y no preparaste tus vacaciones desde estos ángulos.

No sabemos cómo hacerlo

Quizás te suene raro, pero muchas personas han olvidado cómo disfrutar en vacaciones.

No te preocupes porque a continuación te comento varias formas de desconectar y disfrutar en vacaciones.

Cómo desconectar y disfrutar de las vacaciones

Es momento de pensar en nosotros, en nuestros gustos y preferencias, descubrir nuevas actividades, lugares, libros…es momento de DESCONECTAR.

¿Cómo puedes hacerlo? Muy sencillo, aquí te comparto 4 formas bastante efectivas.

  1. Antes de coger tus días de vacaciones deja organizado todas aquellas cosas que te puedan llevar a preocupar.

Por ejemplo, cierra en el trabajo las áreas más problemáticas y si no es posible encárgate de delegarlas.

Organiza con tiempo tu plan de vacaciones pues el estar pendiente en el último momento de si tienes o no vuelo u hotel te puede estresar.

  1. Desconecta de las nuevas tecnologías y re-encuéntrate con la vida off line.

Cambia el televisor, la Tablet, Facebook o el móvil por un buen paseo por la naturaleza, tiempo de ocio con los amigos o simplemente el placer de un buen libro.

  1. Di adiós al despertador por unos días.

No se trata de pasarse todo el día durmiendo, pero te vendrá bien recargarte de energía permitiéndote dormir lo que necesites al menos un día de tus vacaciones.

¿Y qué si hoy dormiste hasta las 11? Estás de vacaciones, no tengas prisa.

  1. Permítete descubrir algo nuevo.

¿Recuerdas cuando eras pequeño y hacías algo por primera vez? Guau, que subidón, lo habías logrado.

Al crecer con frecuencia olvidamos seguir aprendiendo y descubriendo nuevas cosas, la falta de tiempo, la rutina…

Ahora es el momento de recuperar esa ilusión y entusiasmo de hacer y probar nuevas cosas, estás de vacaciones.

¿Y qué pasa con la vuelta de las vacaciones?

Para la vuelta, pueden interesarte los siguientes artículos:

Nos vemos a la vuelta de vacaciones.

Si por cualquier motivo me necesitas antes, ya sabes que me tienes a tu disposición en mi centro de psicología en Alcorcón y a través de la terapia on line.

Puedes contactarme en terapia@terapiaconana.com

Un fuerte abrazo y feliz verano.

Sobre la autora:

“Soy Ana Hidalgo, psicóloga de profesión y persona como tú, con grandes experiencias tanto a nivel personal como profesional.

Me dedico a ayudar a personas a superar situaciones difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Si quieres recibir semanalmente artículos sobre amor, desamor y relaciones en general, suscríbete gratis a mi blog en terapiaconAna.com”.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *