Terapia con Ana

Monogamia: algo más escaso de lo que pensamos

¿Eres de los que practican la monogamia?

Autora: Ana Hidalgo

Revisando una publicación del sociólogo A. Giddens sobre parentesco, matrimonio y familia he encontrado unos datos muy curiosos sobre la monogamia que hoy quiero compartir contigo.

Como bien sabes, en muchas sociedades, entre la que se incluyen las occidentales, el matrimonio está asociado a la monogamia.

Sin pensar sobre ello demasiado, damos por hecho que nuestra pareja será monógama y fiel.

Es más, tendemos a pensar que ser monógamo es lo más común o incluso, más “normal”.

Sin embargo, esto no es del todo cierto.

Giddens señala que, si revisamos en mundo en su conjunto, la monogamia no es el tipo de matrimonio más frecuente.

Es más, algunos estudios han mostrado que en más del 80% de las sociedades se permite la poligamia.

Te explico brevemente en qué consiste cada una de estas opciones:

¿Qué es la monogamia?

La RAE define la monogamia como: el “régimen familiar que no admite la pluralidad de cónyuges”.

Este tipo de relación asume la exclusividad sexual de la pareja/cónyuge sin opción de mantener relaciones extramatrimoniales o fuera de la relación formada entre los miembros que la componen.

¿Qué es la poligamia?

La poligamia, por el contrario, es el régimen familiar en que se permite la pluralidad de cónyuges.

Ahora bien, existen dos tipos de poligamia: la poliginia, en la que un hombre puede estar casado con más de una mujer al mismo tiempo, y la poliandria, mucho menos frecuente, en la que una mujer puede tener dos o más maridos simultáneamente.

Aquí te planteo una reflexión:

Si más del 80% de las sociedades admite la poligamia:

¿Por qué tendemos a aceptar sin preguntar que nuestra pareja es monógama?

¿Por qué la exigimos fidelidad sin haber aclarado previamente estos conceptos?

Una vez más, existe una tendencia a dar por hecho algo que no tiene por qué ser como nosotros lo hemos imaginado, por eso se hace tan necesaria la comunicación entre pareja.

¿Existen otras opciones además de la monogamia o la poligamia?

Lo cierto es que sí.

En los últimos años está surgiendo una nueva forma de entender la familia y las relaciones: el poli-amor.

Si bien, siendo justos, debemos reconocer que esta modalidad no termina de ser bien vista por la sociedad en general.

¿Qué es el poli-amor?

Es una forma de relacionarse amorosa y sexualmente con más de una persona a la vez, en un contexto en el que todos los involucrados están informados y aprueban dicha situación.

A diferencia de la poligamia, no requiere de lazos matrimoniales de por medio y, además, no siempre requiere de exclusividad sexual entre sus miembros.

Dentro del poli-amor existen tendencias muy diferentes: desde la anarquía relacional, donde se promueve el amor libre y sin ataduras, hasta la poli-fidelidad, donde se exige fidelidad entre todos sus miembros.

 

En cualquier caso, se hace evidente algo: es importante aclarar el tipo de relación que queremos compartir con nuestra pareja.

Delimitar los límites y expectativas, así como los valores que van a primar en nuestra relación, nos ayudará a construir unos pilares más sólidos en nuestra unión.

No es necesario acogerse a ningún estándar o convencionalismo externo de relación, sino marcar las directrices que nuestras propias emociones y valores nos dicten pues, al fin y al cabo, cada pareja es única.

Para recibir mi ayuda profesional y aprender a mejorar vuestra forma de comunicación, puedes contactarme pinchando aquí.

Sobre la autora:

Soy Ana Hidalgo y desde hace años ayudo como psicóloga a mejorar relaciones de pareja y fortalecer el bienestar individual.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *